Home | MotoGP | Jorge Lorenzo MotoGP 2017- Del Azul al Rojo, pasando por el morado

Jorge Lorenzo MotoGP 2017- Del Azul al Rojo, pasando por el morado

En 2016, la temporada de fichajes comenzaba entre murmullos más o menos a mitad de la temporada 2016. Hablaban las malas lenguas que Jorge Lorenzo tras cosechar tres títulos con Yamaha tenía en mente enfundarse el mono rojo, el mono de una marca que se hallaba en auge, pero que mucho daría que pensar daría al mallorquín.

Finalmente –y mucho antes de lo esperado- se hacía oficial: Jorge Lorenzo iba a cambiar de equipo en la temporada 2017. No tardarían en salir defensores y detractores de la decisión del mallorquín: opiniones de todo tipo pero todas sobre un mismo interrogante: ¿logrará conseguir el hasta entonces compañero de Valentino Rossi lo que este no pudo en Ducati? Aunque bien es cierto que con una diferencia abismal, la Ducati actual que hoy ya está para pelear por la victoria.

Salida de la zona de confort 

Pues bien, tras repasar los hechos acaecidos desde que en 2008 Lorenzo ascendiera a la categoría reina de MotoGP ha conseguido cosechar tres títulos de todas las formas pero no de todos los colores posibles. De hecho, un único color había paseado hasta ahora al ángel y demonio (que un día llevó en su 99): el azul Yamaha.

Actos de homenaje al nuevo campeón del Mundo de MotoGP 2015, Jorge Lorenzo

Parecía que tras haberse hecho grande dentro de la marca nipona era hora de salir de su zona de confort: hora de cambiar de marca y cosechar éxitos en otra, con los riesgos que ello conlleva.

A mi modo de ver, veo muchas diferencias entre lo que Valentino Rossi hizo en su día al marcharse de Yamaha para intentar ganar con una marca nacional e ir por el mundo entero mostrando el perfecto binomio puramente italiano. No fue así, la Ducati de aquel entonces era indomable con una excepción: la del australiano Casey Stoner.

Sin embargo, Jorge Lorenzo habiendo hecho una apuesta valiente por la marca italiana hay que decir que ha firmado por una moto totalmente distinta en un campeonato totalmente diferente.

De unos años a esta parte, algo que ha primado en MotoGP ha sido aspirar a la mayor igualdad entre las marcas. Desde Honda a Yamaha oficiales pasando por las no oficiales, las recién llegadas Suzuki, Aprilia y KTM y como no, Ducati. Hasta nueve vencedores diferentes tuvo la temporada 2016.

No es difícil apreciar que son escenarios diferentes en los que Rossi y Lorenzo se pusieran a lomos de una Ducati. Eso sí, ambos muy meritorios y tratando de salir de la zona de confort que tantas alegrías les había dado.

El devenir del azul al rojo: tarea difícil

El cambio de equipo y marca cuando te encuentras bien con la moto y estás ganando carreras y títulos, puede resultar un acto heroico, es verdad. Sin embargo, cuando se produce el cambio entre motos antagónicas el proceso de adaptación puede ser algo complejo, cada piloto sabrá si con su talento puede en una pretemporada convertirse en un camaleón y adaptarse perfectamente a una moto: distinta en todos los sentidos, desconocida y que precisa de un pilotaje antagónico al de la otra.

En mi humilde opinión, en una pretemporada es una tarea casi imposible.

Sin embargo, había quien esperaba ver en Qatar 2017 a Jorge Lorenzo como un jabato luchar por la victoria. De haber sido así, a quien habría sorprendido es a mi pues una tarea de aprendizaje tan larga lleva tiempo y errores.

Así ha sido: no parece que –de momento- el rojo siente nada bien al mallorquín. Me voy a permitir enunciar esta frase por lo que viene a continuación.

Jorge Lorenzo cada vez está más cómodo sobre la Ducati GP17.
Jorge Lorenzo cada vez está más cómodo sobre la Ducati GP17.

¿Qué diferencia?

Pilotaje

Comencemos por lo que más incumbe al piloto balear: Jorge Lorenzo destaca por ser un piloto que borda la salida y a lo largo de toda la carrera es capaz de con bellísima elegancia dibujar cada curva lo más perfecta y bonita posible. Eso sí, en lo que a las rectas se refiere, que pasen lo más deprisa posible (eso sí, con su Yamaha).

A lomos de la Yamaha YZR M1

Es verdad que habiendo leído el párrafo anterior es como si estuviésemos describiendo el piloto ideal para una Yamaha YZR M1. Una montura estable en curva, que no destacaba por su aceleración ni velocidad punta pero que con su extra de estabilidad ha de encontrar el equilibrio para competir y sobreponerse a la Ducati o la Honda, que siendo más inestables su velocidad punta y aceleración hacen sombra a cualquiera.

2+2=4

En conclusión: tenemos a Jorge Lorenzo, un piloto de meticulosa técnica,  hábil en el paso por curva en una moto cuyos fuertes son las rectas.

Es obvio que el cambio en el pilotaje del mallorquín se ha de producir o por el contrario, nos encontraremos con un Jorge Lorenzo desojado de sus necesidades como piloto ganador.

Es aquí cuando entra en juego la confianza en el talento del piloto mallorquín que ha de sufrir una metamorfosis y convertir su pilotaje al estilo de la moto que este año pilota.

Por otra parte, debo decir que se tratará de un proceso largo y costoso pues cuando el nivel técnico es tal hay que repensar cada movimiento, cada circuito, cada recta y cada curva para hacerlo todo del color que se te pide: de azul a rojo.

Si a día de hoy tuviese que decir que Lorenzo es de un color diría que de momento es morado y de pulir su pilotaje y su Ducati de forma que se convierta en rojo y comenzar a tener éxito en la marca de Borgo Panigale.

jorge rojas,

Otras noticias

Marc Márquez ha sumado su quinta victoria consecutiva en el GP de las Américas.

GP de las Américas MotoGP 2017 – Márquez es la única estrella de Texas

Marc Márquez ha conseguido la victoria en el GP de las Américas de MotoGP. Siempre tranquilo, el piloto de Honda ha esperado el momento perfecto para lanzar el ataque y escapar hasta su quinto triunfo en Austin. A pesar de una pequeña sanción de 0.3 segundos, Valentino Rossi ha finalizado segundo, con Dani Pedrosa en tercera posición. Cal Crutchlow ha sido el mejor satélite con su cuarto puesto.

Deja un comentario