Inicio MotoGP Marc Márquez, un campeón adicto a las situaciones límite