Prueba Triumph Speedmaster 2015

Por Redaccion
Última actualización 7 diciembre, 2022
Prueba Triumph Speedmaster 2015

Gracias a Triumph España hemos tenido la oportunidad de realizar una prueba de una semana sobre la Triumph Speedmaster 2015, una moto custom, que te permite disfrutar de la carretera y de la sensación de pilotar una moto inglesa.

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Para disfrutar de una moto custom no tenemos el porque centrarnos en los modelos americanos, hay vida más allá del otro lado del charco y el fabricante británico ha demostrado más que de sobra que puede competir de «tu a tu» sin ningún tipo de problema. La Triumph Speedmaster 2015 es un modelo que con un motor de 61 CV y 97 Nm a 3.300 que te entrega la potencia desde abajo, sin sobresaltos y haciendo las cosas fáciles.

Componentes de calidad, tanto en la suspensión como en los frenos, la llevan a situarse como un modelo que viene equipado con materiales de primera calidad y lo mejor de todo, sin pagar un precio desorbitado. Con dos años de garantía sin límite de kilometraje y por poco más de 9.200 euros, la tendrás en tu garaje lista para disfrutarla, tanto en el día a día, como en una salida en compañía.

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Nuestra opinión sobre la Triumph Speedmaster 2015

A estas alturas de partido, por circunstancias legales pero sobre todo por circunstancias personales, me importan muy poco los datos que figuran en la ficha técnica de las motos. Me preocupa lo que me haga sentir. Lo que me hace sentir cuando la veo y por supuesto lo que me hace sentir cuando me subo encima.

Por lo general, para qué mentir, creo que hay pocas motos que cuando las veo no me den ganas de subirme (que las hay). Otra cosa es lo que me hagan sentir en marcha. No os voy a aburrir con mis categorías de motos, ya habrá tiempo con otras pruebas, pero si que os voy a hablar de los sentimientos que me produce esta Triumph Speedmaster.

Lo primero es decir que he sentido pena, pero solo la mañana que bajé al garaje para devolverla, y creo que este es el mejor halago que le puedo hacer a esta moto. Sinceramente, me la habría quedado. Visualmente, me encanta. Low and long sin estridencias, una moto con cada componente en su sitio justo, perfectamente compensada.

En cuanto te sientas el asiento resulta cómodo y el manillar se encuentra a la distancia justa y todos los interruptores en su sitio, no hay que buscarlos, instintivamente se encuentran al mover los dedos para activarlos. El contacto aunque parezca mentira se encuentra en su sitio, debajo del asiento al lado izquierdo. Simplemente con dejar caer el brazo ya te encuentras la llave. Para accionarla y sacarla está perfectamente colocada, ahora, para meterla… Mejor hacerlo antes de subirse.

Una vez arrancada, el motor suena redondo, pero demasiado silencioso para mi gusto, cosa fácilmente solucionable con cualquiera de los tres modelos de escape «High Flow» que ofrece Triumph para esta moto con los que por un precio muy asequible podrás tener a esta Speedmaster rugiendo como merece.

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster 2015

El accionamiento del embrague de la Triumph Speedmaster y de su caja de cambios es perfecto, muy suave. Y desde el primer metro avanzado sobre ella, la SpeedMaster te hace sentir bien, cómodo, como si estuviéramos hechos el uno para el otro. No hay mas que lanzar los pies hacia adelante al arrancar para encontrarte con las estriberas, si, también, en su sitio.

En esta moto llevas tanto pies como manos por delante, eso si, sin forzar la postura como para que te sientas una gamba. Sinceramente la pega que tiene esta postura es que en marcha no puedes ponerte de pie sobre las estriberas para recolocarte el pantalón, o simplemente para «airear posaderas». En marcha es una moto custom que se encuentra en su salsa rodando entre 90 y 100 km/h, o al menos es lo que me pide a mi (o lo que me pide mi cuerpo).

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster

Puede alcanzar bastante más velocidad, suficiente para que te hagan alguna foto decorada con numeritos, pero sinceramente no se hasta donde llega, de 130 no le he pasado, y tampoco creo que más allá de esa velocidad vayamos cómodos, yo al menos no. Su frenada es mas que correcta, especialmente comparada con otras motos de su segmento que en una frenada, digamos, de emergencia en un semáforo se fueron al otro lado del paso de cebra mientras nosotros nos quedamos en la linea…

En marcha mi sentimiento para esta Triumph SpeedMaster, sin dudarlo, es ARMONÍA. Me hace sentir bien, me hace disfrutar de pasear con ella, me hace sentirme en armonía con el entorno. Yo diría incluso que rodando en ella, me he sentido feliz. Y esto es algo que va mucho más allá de los números. La Triumph SpeedMaster, me pide subir marchas y circular alegremente por las carreteras, no es necesario ir rápido, simplemente disfrutando, eso si, sabiendo que si es necesario, o simplemente te apetece, el motor va a responder con energía si le pides guerra retorciendo el puño del gas.

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Prueba Triumph Speedmaster 2015

Su instrumentación te da la información que necesitas. El reloj principal, situado encima del manillar te ofrece velocidad, y en una pantalla digital, kilómetros totales, parciales y reloj, estos últimos intercambiables pulsando un botón situado en el propio reloj y yo, no he tocado en marcha, me pilla un poco lejos para mi flexibilidad nula.

Encima del depósito, en una bonita tapa cromada tenemos un cuentarrevoluciones y los diferentes testigos luminosos. Mencionar que el tapón del depósito de gasolina, de rosca y sin llave hace que al repostar tengas que andar buscando donde dejarlo.

Prueba Triumph Speedmaster – Opiniones y comentarios finales

Conclusión. ME GUSTA. Me gusta mucho esta moto custom de Triumph. Tanto, que si no apreciara mas mi matrimonio que cualquier moto, sin dudarlo la haría un sitio en mi garaje.

Probador: José Ramón Moreno – Fotografía: Juan Luis Recio

Noticias relacionadas


Las 50 motos y scooters más vendidos en España

Las 50 motos y scooters más vendidos en España

Horquilla de moto: ¿en qué consiste, qué tipos hay y cómo funciona?
motorcycle-7763618_1280

Horquilla de moto: ¿en qué consiste, qué tipos hay y cómo funciona?

Motos Sin Carnet: La Libertad sobre Dos Ruedas al Alcance de Todos en España
motos-sin-carnet

Motos Sin Carnet: La Libertad sobre Dos Ruedas al Alcance de Todos en España

Scooters crossover de 125 a 750
Scooter Crossover 125 - 750

Scooters crossover de 125 a 750

Deja una respuesta